#3 El animal perdido

Rédigé le 11/06/2024
Jujue LV


Hacer autostop en San Martín es siempre una aventura llena de sorpresas. Hoy he vivido una experiencia especialmente inolvidable. Mientras hacía el gesto del pulgar hacia arriba a un lado de la carretera, un coche normal se detuvo a mi lado. Rápidamente subí a bordo, listo para un nuevo encuentro.



El conductor y su acompañante eran una pareja muy agradable, obviamente acostumbrados a la vida en la isla. Tras las presentaciones de rigor, me fijé en una jaula que había en la parte trasera del coche. ¿Y adivina qué? Dentro había un hermoso loro de colores brillantes.

Curioso, pregunté a mis nuevos amigos por la historia de esta hermosa ave. Me contaron que hacía unos días lo habían encontrado perdido en su jardín de Marigot. El pobre animal parecía haberse perdido. Lo habían acogido y ahora buscaban a su dueño, cuidándolo con gran ternura.



Por el camino, compartieron conmigo anécdotas divertidísimas sobre los intentos del pájaro por hablar, repitiendo frases que probablemente había oído de sus anteriores dueños. Al parecer, el loro, al que habían apodado Coco, tenía un talento especial para imitar voces humanas y solía decir «Hola, ¿qué tal?» con voz alegre, como si saludara a todo el que veía. En una ocasión, Coco sorprendió a un huésped preguntándole «¿Qué haces aquí?» en un tono tan autoritario que parecía el de un casero enfadado. También le gustaba tararear fragmentos de canciones, mezclando las letras de forma cómica, lo que siempre provocaba carcajadas. Me contaron cómo Coco había aportado una nueva dinámica a su hogar, haciéndoles reír a carcajadas todos los días con sus imitaciones y mímica. Entre risas e historias conmovedoras, el tiempo pasó volando.



Paramos en un mercado de Marigot, donde esperaban conseguir información sobre el dueño del loro. Me impresionó su determinación y amabilidad. El mercado estaba animado y cada uno tenía su propia opinión sobre el posible origen del pájaro. Algunos pensaban que pertenecía a un viejo pescador que vivía cerca de la playa, otros que procedía de una lujosa villa situada más arriba.

Tras varias animadas discusiones, nos pusimos de nuevo en camino. La pareja siguió compartiendo historias de su vida en la isla, sus otros encuentros inesperados con muchos de los animales a los que habían ayudado a lo largo de los años. Estaba claro que tenían un gran corazón y una gran pasión por la naturaleza y sus criaturas.



Cuando llegué a mi destino, me sentí enriquecida por el encuentro. El viaje me recordó que la aventura y la bondad pueden manifestarse de las formas más imprevisibles. Detrás de cada diversión, hay historias de generosidad y compasión.

Así que, queridos lectores, recuerden que la aventura no sólo se encuentra en los grandes descubrimientos, sino también en los pequeños gestos y encuentros inesperados. En Saint-Martin, cada autoestop puede revelar tesoros ocultos e inestimables lecciones de vida.



Hasta pronto para nuevas aventuras en la Crónica del Autoestopista